Thursday, June 27, 2019

La guerra cultural

En los últimos días y por distintas razones que sería largo explicar, el tema ha surgido de manera natural varias veces. Sí estimado lector: estamos en una guerra cultural, una guerra declarada contra las cosas más esenciales y fundamentales de la sociedad, la cultura y, al fin de cuentas, de la humanidad.

No es una guerra nueva, por cierto. La diferencia está en que los que nos quieren imponer un pensamiento único en todos los ámbitos de la vida han acaparado los medios de comunicación, los estamentos del Estado y avanzan sin cesar en una agenda que promueve fundamentalmente dos cosas: la ideología de género (con el feminismo radical incluido) y el aborto.

De este modo los derechos más importantes de todas las personas se ven amenazados comenzando por el derecho a la vida, el derecho a tener una familia y el derecho a la libertad religiosa y de conciencia.

En algunos lugares este modo de proceder que promueve hasta el hartazgo la ideología de género –que no considera el sexo como algo natural sino como una construcción socio-cultural– y el aborto como un “derecho” de las mujeres ya se ha instalado como moneda corriente, pero en otros muchos no.

Escribo desde Perú y aquí la cosa es clara: somos más, muchísimos más, los que estamos del lado de la defensa de la vida y de la familia fundada en la unión en matrimonio de un hombre y una mujer que anhelan amarse para siempre hasta la muerte.

Sí querido lector o lectora, somos muchos más los que estamos del lado correcto de la humanidad y de la historia, aunque los del otro bando que buscan desestabilizar la familia con la nefasta ideología de género, usando toda la maquinaria que tienen a su alcance, traten de hacernos creer lo contrario.

Y entonces, ¿qué nos toca hacer?

Si estamos en guerra nos toca luchar. ¿Y cómo luchar? Te doy tres formas simples y cotidianas:

La primera es el estudio: Estudia bien aquello que hagas y estudia los temas que están en juego. Te sugiero seguir y leer lo que producen dos politólogos argentinos que andan desenmascarando la agenda gay en toda la región: Agustín Laje y Nicolás Márquez, más específicamente su texto: “El libro negro de la nueva izquierda”.

Verlos debatir en youtube también es interesante. Si bien Márquez es más confrontacional que Laje, más de una cosa se puede aprender del modo en el que usan y proponen sus argumentos.

La segunda, educa bien a tus hijos o comparte la información para que otros se formen contigo. Si a nosotros nos ha tocado un tiempo difícil, también le tocará a los que vienen un periodo complejo.

Por ello nos toca formar a las nuevas generaciones para que sean capaces de afrontarlo. ¿Cómo? Con lo que sabes que es bueno y útil, con firmeza y amor. Y si no sabes, pregunta, consulta, pero no con cualquiera, busca a gente que sí sepa del tema que te interese o preocupe. Siempre habrá alguien que te pueda ayudar. Recuerda que el que busca encuentra.

La tercera: Reza. La relación personal que tengamos con Dios ciertamente incidirá en todos los ámbitos de la vida y nos dará esa sabiduría que necesitamos cuando los conocimientos ya no bastan o cuando la realidad supera de lejos cualquier tipo de formación que tengamos. 

La oración ciertamente nos dará esa perspectiva que hará falta para soportar y superar aquello que pueda parecer “insuperable”.

Sí se puede, sí podemos, siempre estamos a tiempo.


Otros posts


EL VATICANO Y LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO (O ENFOQUE DE GÉNERO)


0 comentarios:

Post a Comment